Ir al contenido principal

“Estoy enfermo, jefe, me siento muy mal y hoy no puedo ir a trabajar”

Actualizado el 09/11/2011

  • La enfermedad como excusa para no acudir al trabajo.

Nada más común en el medio laboral que la llamada matutina –o el mensajito de texto- para avisar que por enfermedad no se puede ir a trabajar. En las empresas en que no se pide “incapacidad” o comprobante médico, es la forma más fácil de tomarse un día libre sin mayores consecuencias inmediatas.

Hay quienes recurren a este truco con tanta frecuencia que acaban siendo objeto de bromas, como una compañera mía de trabajo que incluso tiene una voz (un tono y una forma de hablar) especial para reportarse enferma, muy quejumbrosa, como con gran debilidad. Esta colega se reportaba conmigo y las primeras dos o tres veces me impresionó; después no me hacía la menor gracia.

Estas cosas pasan hasta que un buen día el jefe se harta y de uno u otro modo pasa la factura al empleado. A fin de cuentas se trata de un abuso y una falta de probidad. En algunos casos, el asunto termina en despidos, pero aunque no llegue a tanto cuando se convierte en algo frecuente acaba teniendo consecuencias nocivas para el desarrollo de las personas en las empresas.  

Todo este rollo vino a mi mente porque en visual.ly.com encontré un infográfico muy interesante sobre este fenómeno en los Estados Unidos, mismo que reproduzco abajo.

Y ahora me retiro, porque me siento con un poco de ardor en la garganta y creo que regresaré a mi casa y me meteré a la cama, no sea que con el frío que hace esta mañana en la ciudad de México me ponga peor. Avisen al jefe, por favor, porque creo que ya no puedo ni hablar.

    

Otra perspectiva sobre la misma información puede encontrarse en “Heard every sick day excuse? Maybe not”, una nota breve y divertida que publicó CNN Money el 8 de noviembre. Para verla, haz clic aquí.

…  

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Accountability

¿Qué tan accountable eres en tu trabajo? En realidad la pregunta podría plantearse simplemente como "¿qué tan responsable eres?", pero hay quienes defienden la idea de que la expresión en español es limitada ante las connotaciones de la palabra accountability.
Cabe mencionar como antedente que, en nuestro medio, el término accountability es de uso relativamente reciente. Se ha difundido en el ambiente de negocios, de México y de todo el mundo, asociado a temas que han ganado relevancia en los últimos años, como gobierno corporativo, ética de empresa y responsabilidad social.
La traducción directa de accountability al español es responsabilidad, aunque para muchos esta palabra se queda corta. Una acepción algo más elaborada implica la referencia a alguien, entidad o persona, “con quien se puede contar”, pero esta alternativa no significa mucho avance respecto a responsabilidad y tampoco abarca todas las connotaciones de la expresión en su idioma original.
Según entiendo, to be a…

El mensaje de año nuevo de Enrique Peña Nieto

Una vez perdida la credibilidad todo suena a bla-bla-bla. Un discurso muy a la mexicana, con mucho rollo y poca sustancia; los "datos duros" son comparativos (cuantos días sin seguro social, sin PROSPERA, etc., etc.) pero no hay nada sólido hacia adelante, algo que justifique los aumentos -que en sí NO son "un reto", plantearlo de ese modo es engañar- en términos de beneficios para la población, acciones concretas compensatorias para la ciudadanía, o algo por el estilo. El argumento de las medidas que ha tomado el gobierno, previas al gasolinazo, es patético; la reducción del 10% al paquete de compensaciones (habrá que ver) de los mandos superiores del gobierno federal es de risa (más vale reír) y hay por ahí una contradicción que no entiendo: un beneficio de mantener la salud (es un decir) de la economía es evitar la pérdida de empleos, pero para hacerlo se ha mandado a la calle a alrededor de 20,000 personas del gobierno. No me cuadra eso de combatir desempleo con…

Cascadeo (sacado del baúl, pero útil)

Estos días he hablado mucho, con clientes y colegas, del proceso conocido como "cascadeo". Es un tema sabroso, como todos lo que se refieren a lo esencialmente interpersonal, que suele hacer brotar en la imaginación de los comunicadores, y de muchos ejecutivos de otras áreas, una gama de retos y oportunidades.
A mi, la metodología me encanta. Cuando se usa para lo que sirve y se aplica bien, es un recurso a la vez poderoso y barato, que tiene el atractivo único de ser incluyente por necesidad.

En este contexto, y cumpliendo con lo prometido a un cliente, me pareció pertinente rescatar de otro blog unas ideas que publiqué hace casi dos años, mismas que presento con algunos pequeños retoques.

Qué es

Entiendo por "comunicación en cascada" o "cascadeo" los procesos de difusión de información –y casi siempre también de obtención de retroalimentación– que se llevan a cabo en forma descendente a través de distintos niveles de la estructura organizacional, en los que…