Ir al contenido principal

El blackberry NO ayuda en situaciones cara a cara

Imagina las siguientes escenas:
  • Una madre, mientras amamanta a su hijo recién nacido, revisa su correo electrónico. El pequeñito, como todos los bebés sanos, busca activamente la mirada de su madre y espera escuchar su voz, pero todo lo que ve es el logo de Motorola y todo lo que oye son los pitiditos del outlook.

  • Un cirujano, en plena operación, deja pendiente la incisión en un órgano vital para twittear algo así como: "esquivando páncreas, va para largo #vivanloscirujanostwitteros". El resto del equipo médico espera pacientemente a que termine y deje a un lado su smartphone. Tú eres el paciente, o alguno de los tuyos.

  • El capitán del Airbus 380 en que vas volando alterna las acciones correspondientes al protocolo de aproximación al aeropuerto de destino con el chateo en Facebook vía teléfono celular.

  • En la clase de tu hijo, frecuentemente suena la señal de "mensaje recibido" en el blackberry del profesor; cada vez que eso ocurre, el docente detiene la clase y dedica unos momentos a leerlo y responder.

  • Estás en un restaurante "de buen nivel", en buena compañía, dispuesto a disfrutar de una buena cena. Hace un rato que ordenaron. Finalmente, el mesero se aproxima con las viandas. Coloca en su lugar la sopa de tu acompañante y cuando se dispone a hacer lo propio con la tuya escucha la señal de mensaje de su Palm Centro, deja el plato en la charola, saca el aparato del bolsillo, lo enciende, lee, ríe, teclea, envía, lo apaga, lo guarda y retoma el procedimiento de servir un platillo que ahora está al menos un grado más frío (igual que la sopa de la otra persona, que educadamente esperó a que estuviera lista la tuya). El mesero esboza una sonrisa más fake que un perro verde, dice mecánicamente "buen provecho" y se retira.

  • En la misa del domingo, el sacerdote está dando la comunión. Ante él, una larga fila de fieles esperando su turno para participar en la eucaristía. De pronto, se escucha la versión para celular de La Incondicional de Luis Miguel. El cura detiene el proceso, entrega el copón al acólito, mete las manos entre su ropa litúrgica, saca su blackberry y lee un mensaje antes de continuar con el sacramento.

  • En un partido de primera división, cae un gol y el árbitro duda si se trató de un remate en fuera de lugar. Voltea inmediatamente hacia su juez de línea, para poder decidir, y lo encuentra guardando apresuradamente su blackberry. Éste no vio la jugada por estar chateando.

Podríamos imaginar muchas más viñetas como éstas, pero es suficiente. Suenan absurdas ¿no? Son situaciones inaceptables que implican abuso, riesgos, improductividad y falta de respeto. Quizá a algún lector le parecerán exageradas, pero los ejemplos pueden aplicarse a situaciones privadas, menos riesgosas o menos comprometedoras y el mensaje es el mismo: no eres tan importante, esta ocasión no amerita mi presencia plena ni mi atención total.

Algunos jóvenes con quienes he comentado sobre el tema me explican que ellos son multitasking, que pueden desempeñarse en tres o más pistas a la vez y que si al interlocutor no le gusta verlos conectados es problema de él. La verdad es que la atención dividida nunca será más que eso; el multitasking con 100% de efectividad en todas las tareas que se llevan a cabo simultaneamente es un mito. O sea que además de verse irrespetuosos y divagantes, ni siquiera están rindiendo al cien.


Estoy seguro de que a un porcentaje elevado de nuestros interlocutores no debe hacerles la menor gracia darse cuenta de que en las entrevistas o juntas con ellos estamos contestando mails, chateando o leyendo mensajes en nuestros teléfonos o laptops. Mejor apaguémoslos. Ni la empresa, ni el país ni el mundo se van a venir abajo si nos desconectamos media hora.

La foto es de Alma y fue tomada de Flickr.

___________________________________

Después de publicar esta entrada encontré una nota interesante sobre etiqueta en la era de las redes sociales, escrita por Bill Thompson, comentarista de BBC World Service: Social media challenges social rules (haz click en el nombre). Muy recomendable.

___________________________________

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Accountability

¿Qué tan accountable eres en tu trabajo? En realidad la pregunta podría plantearse simplemente como "¿qué tan responsable eres?", pero hay quienes defienden la idea de que la expresión en español es limitada ante las connotaciones de la palabra accountability.
Cabe mencionar como antedente que, en nuestro medio, el término accountability es de uso relativamente reciente. Se ha difundido en el ambiente de negocios, de México y de todo el mundo, asociado a temas que han ganado relevancia en los últimos años, como gobierno corporativo, ética de empresa y responsabilidad social.
La traducción directa de accountability al español es responsabilidad, aunque para muchos esta palabra se queda corta. Una acepción algo más elaborada implica la referencia a alguien, entidad o persona, “con quien se puede contar”, pero esta alternativa no significa mucho avance respecto a responsabilidad y tampoco abarca todas las connotaciones de la expresión en su idioma original.
Según entiendo, to be a…

Cascadeo (sacado del baúl, pero útil)

Estos días he hablado mucho, con clientes y colegas, del proceso conocido como "cascadeo". Es un tema sabroso, como todos lo que se refieren a lo esencialmente interpersonal, que suele hacer brotar en la imaginación de los comunicadores, y de muchos ejecutivos de otras áreas, una gama de retos y oportunidades.
A mi, la metodología me encanta. Cuando se usa para lo que sirve y se aplica bien, es un recurso a la vez poderoso y barato, que tiene el atractivo único de ser incluyente por necesidad.

En este contexto, y cumpliendo con lo prometido a un cliente, me pareció pertinente rescatar de otro blog unas ideas que publiqué hace casi dos años, mismas que presento con algunos pequeños retoques.

Qué es

Entiendo por "comunicación en cascada" o "cascadeo" los procesos de difusión de información –y casi siempre también de obtención de retroalimentación– que se llevan a cabo en forma descendente a través de distintos niveles de la estructura organizacional, en los que…

El mensaje de año nuevo de Enrique Peña Nieto

Una vez perdida la credibilidad todo suena a bla-bla-bla. Un discurso muy a la mexicana, con mucho rollo y poca sustancia; los "datos duros" son comparativos (cuantos días sin seguro social, sin PROSPERA, etc., etc.) pero no hay nada sólido hacia adelante, algo que justifique los aumentos -que en sí NO son "un reto", plantearlo de ese modo es engañar- en términos de beneficios para la población, acciones concretas compensatorias para la ciudadanía, o algo por el estilo. El argumento de las medidas que ha tomado el gobierno, previas al gasolinazo, es patético; la reducción del 10% al paquete de compensaciones (habrá que ver) de los mandos superiores del gobierno federal es de risa (más vale reír) y hay por ahí una contradicción que no entiendo: un beneficio de mantener la salud (es un decir) de la economía es evitar la pérdida de empleos, pero para hacerlo se ha mandado a la calle a alrededor de 20,000 personas del gobierno. No me cuadra eso de combatir desempleo con…