Ir al contenido principal

El significado de ganar

...

Este texto, de mi autoría, apareció hoy en el número de aniversario del boletín electrónico ¡Cultivar la Vida! y al mismo tiempo en el portal de Tras4Mind en español.

El campeonato mundial de futbol Sudáfrica 2010 dio inicio hace unos cuantos días. No hace falta explicar que se trata del evento cumbre del deporte con más aficionados en el planeta. Una ocasión importantísima para la humanidad, llena de belleza, alegría y oportunidades de aprendizaje, aunque con frecuencia ocurre que los medios de comunicación, en particular la televisión, se empeñan en buscarle facetas de frivolidad y hasta estupidez.

Entre los aprendizajes más relevantes que se pueden obtener del Mundial, sobre todo para los jóvenes, están los relacionados con el triunfo y la derrota, situaciones recurrentes en la vida de las personas, las familias y las sociedades.

Pocas oportunidades de reflexionar en torno al hecho de ganar —y su correlativo: perder— como la que nos brindan los eventos cumbre del deporte. La verdad, a pesar de todo lo que digan los defensores del innegable valor de competir, a fin de cuentas a lo que se va a las competencias es a ganar. Quien no lleva la ambición del triunfo en su "programa mental" no merece estar en el juego.

Cuando alguien gana en las justas deportivas, los espectadores solemos ver el momento de la victoria, y a veces la premiación, como veríamos una bacteria en un microscopio: aislada, única, desmesuradamente grande y detenida en el tiempo. Así percibimos al ganador, persona o equipo. Si algo nos liga afectivamente con él —por ejemplo el "orgullo patrio", la identificación regional o alguna afinidad personal—, podemos incluso emocionarnos y con ello sentir un gozo adicional. Casi siempre lo admiramos, a veces hasta lo envidiamos: debe ser un placer incomparable ocupar el escalón superior del podio, escuchar el himno nacional, recibir la medalla o el trofeo y ser foco de la atención y objeto de la ovación. Maravilloso. Antiguamente se daba a los ganadores olímpicos el rango de semidioses.

Lo que normalmente no vemos es el costo de ganar. Preferimos ignorar que detrás de cada equipo y deportista triunfador y laureado hay una historia de sacrificios, disciplina, esfuerzo, concentración y trabajo. Hay metas y objetivos claros, planeación y, por supuesto, resultados. Hay también trabajo de equipo (casi nadie gana solo), conflictos y negociación. Hay "sangre, sudor y lágrimas".

Igual que en cualquier otra actividad de la vida. Ni más ni menos. Nada es gratuito. El célebre Malcolm Gladwell, el su libro Outliers demuestra que la verdadera maestría en cualquier actividad de las que son admiradas por la sociedad —el arte, el deporte, el trabajo intelectual— se alcanza después de ¡10,000! horas de práctica. Sí, diez mil.

No podemos esperar el éxito, en el deporte o en cualquier otra actividad que implique competencia, del mismo modo que no podemos pensar en alcanzar planos superiores de desarrollo personal y social, sin haber pagado los costos de la maestría. Esta es una idea muy difícil de entender y aceptar en esta época de consumo y satisfacción inmediata, y más aún en culturas latinas, poco afectas a la previsión.

Harán mejor papel en el campeonato mundial los equipos que hayan hecho la mejor (que no necesariamente la mayor) inversión en su preparación. Uno de ellos se llevará la copa a su tierra. Los demás tendrán oportunidad de evaluar qué les faltó para lograrlo, de aprender y de ponerse a trabajar para hacer mejor las cosas en 2014.

Pocas alegrías como las que da el futbol a sus aficionados. Pero no olvidemos que el inmenso gozo del triunfo no es gratuito, no se debe a la suerte, ni obedece a nada que no pase por el trabajo duro y la dedicación. Siempre hay que pagar el costo. Esto es una ley inquebrantable en el deporte. Y en todos los ámbitos de la vida, de hecho.

Muchas felicidades a Eugenio Rincón, mi hermano del alma y editor de ¡Cultivar la Vida! por este añito de esfuerzo, concentración y paciencia, que tan buenos frutos está dando. ¡Un abrazo!

...

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Accountability

¿Qué tan accountable eres en tu trabajo? En realidad la pregunta podría plantearse simplemente como "¿qué tan responsable eres?", pero hay quienes defienden la idea de que la expresión en español es limitada ante las connotaciones de la palabra accountability.
Cabe mencionar como antedente que, en nuestro medio, el término accountability es de uso relativamente reciente. Se ha difundido en el ambiente de negocios, de México y de todo el mundo, asociado a temas que han ganado relevancia en los últimos años, como gobierno corporativo, ética de empresa y responsabilidad social.
La traducción directa de accountability al español es responsabilidad, aunque para muchos esta palabra se queda corta. Una acepción algo más elaborada implica la referencia a alguien, entidad o persona, “con quien se puede contar”, pero esta alternativa no significa mucho avance respecto a responsabilidad y tampoco abarca todas las connotaciones de la expresión en su idioma original.
Según entiendo, to be a…

Cascadeo (sacado del baúl, pero útil)

Estos días he hablado mucho, con clientes y colegas, del proceso conocido como "cascadeo". Es un tema sabroso, como todos lo que se refieren a lo esencialmente interpersonal, que suele hacer brotar en la imaginación de los comunicadores, y de muchos ejecutivos de otras áreas, una gama de retos y oportunidades.
A mi, la metodología me encanta. Cuando se usa para lo que sirve y se aplica bien, es un recurso a la vez poderoso y barato, que tiene el atractivo único de ser incluyente por necesidad.

En este contexto, y cumpliendo con lo prometido a un cliente, me pareció pertinente rescatar de otro blog unas ideas que publiqué hace casi dos años, mismas que presento con algunos pequeños retoques.

Qué es

Entiendo por "comunicación en cascada" o "cascadeo" los procesos de difusión de información –y casi siempre también de obtención de retroalimentación– que se llevan a cabo en forma descendente a través de distintos niveles de la estructura organizacional, en los que…

El mensaje de año nuevo de Enrique Peña Nieto

Una vez perdida la credibilidad todo suena a bla-bla-bla. Un discurso muy a la mexicana, con mucho rollo y poca sustancia; los "datos duros" son comparativos (cuantos días sin seguro social, sin PROSPERA, etc., etc.) pero no hay nada sólido hacia adelante, algo que justifique los aumentos -que en sí NO son "un reto", plantearlo de ese modo es engañar- en términos de beneficios para la población, acciones concretas compensatorias para la ciudadanía, o algo por el estilo. El argumento de las medidas que ha tomado el gobierno, previas al gasolinazo, es patético; la reducción del 10% al paquete de compensaciones (habrá que ver) de los mandos superiores del gobierno federal es de risa (más vale reír) y hay por ahí una contradicción que no entiendo: un beneficio de mantener la salud (es un decir) de la economía es evitar la pérdida de empleos, pero para hacerlo se ha mandado a la calle a alrededor de 20,000 personas del gobierno. No me cuadra eso de combatir desempleo con…