Ir al contenido principal

¿Ver o no ver los partidos del mundial de futbol en la empresa?

World Cup fever (Wurld kup fe.var]
n.
1. Highly contagious illness.
2. Strikes every four years, leaving rows of empty desks in the workplace.
___________________________________________________________________________________

¿Deben permitir las empresas que sus colaboradores dediquen horas de trabajo a seguir los partidos de la Copa del Mundo Sudáfrica 2010?

En la empresas e instituciones con las que tengo contacto, sin excepción, todo está listo para "ver el Mundial": pantallas con sus conexiones a sistemas de cable, bocinas, refrigerios, calendarios, sillería, etc., en salas de juntas, comedores y hasta bodegas, con cargo a los presupuestos corporativos.

Tengo la impresión de que en esas organizaciones ni siquiera se ha cuestionado con un mínimo de detenimiento la pertinencia de hacerlo. Hay que ver los juegos, sobre todo los de la selección nacional de México, el "Tri".

Estamos ente un caso más en que la cultura se come a la racionalidad administrativa, lo que no me parece bien ni mal en sí -yo mismo tengo la intención de ver todos los partidos que me interesan (entre los cuales no se encuentra, por ejemplo, el Costa de Marfil-Corea del norte)- pero me deja pensando de qué calibre será el impacto de la 2010 FIFA World Cup en la productividad no sólo de las empresas sino de la sociedad en su conjunto.

El próximo viernes, a las 9:00 de la mañana, este país se paralizará hipnotizado ante el más maravilloso de los fenómenos de masas de nuestros tiempos, ante el gran ritual de la humanidad post-tocho-morocho. No quisiera entrar al quirófano en esos momentos... Lo mismo se vivirá en cada rincón del planeta, en muchas ocasiones, a lo largo de cuatro semanas.

Las empresas, no están obligadas a asumir costos derivados de la afición de sus integrantes, ni los organismos del gobierno, pero quienes pretendan evitar que se vea el futbol en sus instalaciones correrán el riesgo de desmotivar a su personal y de enfrentar un gran ausentismo.

¿Qué dicen los expertos?

En este contexto, los chicos del Melcrum´s Source for Communicators proponen a los comunicadores corporativos buscarle al torneo la faceta de incentivo para la gente en las empresas o verlo como una oportunidad de afianzar el engagement. Dicen, con razón, que "This is a golden window to give something back to staff who’ve spent the last year dealing with recession, pay freezes and cutbacks".

Pues si. Y para pasar de las palabras a los hechos, ofrecen cinco tips para permitir que la gente vea los partidos sin afectar la productividad y promoviendo el engagement:
  1. Horarios flexibles o intercambios de tiempos (catafixias), de modo que se cubran las horas de trabajo. O en su caso, sugeriría yo, asegurando que los resultados esperados se alcancen, independientemente de lo que diga el reloj checador.
  2. Colocar pantallas y televisores en los lugares de trabajo. Esto, dicen los autores, además de prevenir al ausentismo ayudará a fortalecer el espíritu de equipo entre colaboradores y mejorará el multimencionado engagement. Yo tengo mis dudas respecto a lo del equipo y lo del engagement; mejor no pasarnos de optimistas.
  3. Radio o internet, como alternativas para que la gente pueda seguir los partidos mientras trabaja.
  4. Involucrar a la gente por medio de actividades como la participación en una quiniela y de cosas como portar la camiseta del equipo nacional -o el favorito- cuando haya juegos.
  5. Permiso sin goce de sueldo. Asumiendo que no se verá afectada la operación de la empresa, habrá quien prefiera de plano quedarse en su casa, o irse de juerga, o lo que sea pero lejos de la oficina o la planta; en esos casos, puede abrirse esta opción.
De cualquier forma, dicen los de Melcrum, el personal debe tener claro lo que se espera de ellos en terminos de asistencia y desempeño. Y la compañía debe tener en cuenta que no a todo el mundo le gusta el futbol (increible ¿no?) y que a las personas en esa (rara) situación no se les debe causar trastornos con la "pasión" de los demás.

Algunas ideas adicionales.

En lo personal, me parecen medidas positivas las orientadas a facilitar el disfrute del Mundial en el trabajo. Es mejor propiciarlo bajo las reglas de la organización que fomentar el ausentismo o el "clandestinaje" vía internet, televisiones personales o cualquier otro medio; es preferible asumir que la mente de las personas va a estar 90 minutos evadida de la realidad, en el estadio, que perder jornadas enteras de labor; es mejor dar a los empleados la posibilidad de ver los juegos en su lugar de trabajo sin tener pagar los costos de restaurantes o bares.

Eso sí, creo que las reglas deben ser muy claras y conocidas por todos: qué partidos se verán, dónde y bajo qué condiciones (incluido lo que no se permite, como las apuestas o el consumo de alcohol).

Por todo lados oigo a gente entusiasta en las empresas que dice que ver los juegos fomentará la integración y el sentido de pertenencia, mejorará la imagen de la empresa ante su gente e incidirá positivamente en el clima laboral. No lo sé, pero tampoco lo creo. En todo caso, no lo plantearía como objetivos ante la dirección, porque no creo que fuera fácil demostrar haberlo logrado. Lo más probable es que después de los partidos todo vuelva a ser como era antes de que se jugaran.

¿Y si nuestro equipo pierde, nos ganaría la depresión y eso dañaría el entusiasmo y la productividad en las empresas? No lo creo, salvo en los casos de los cuatro enardecidos que nunca faltan, pero son absoluta minoría. Tampoco la victoria del "representativo nacional" le daría al país el impulso que le hace falta para salir adelante. Es sólo futbol.


Además, en caso de derrota siempre hay un segundo favorito, y hasta un tercero. Yo, por ejemplo, estoy con la roja.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Accountability

¿Qué tan accountable eres en tu trabajo? En realidad la pregunta podría plantearse simplemente como "¿qué tan responsable eres?", pero hay quienes defienden la idea de que la expresión en español es limitada ante las connotaciones de la palabra accountability.
Cabe mencionar como antedente que, en nuestro medio, el término accountability es de uso relativamente reciente. Se ha difundido en el ambiente de negocios, de México y de todo el mundo, asociado a temas que han ganado relevancia en los últimos años, como gobierno corporativo, ética de empresa y responsabilidad social.
La traducción directa de accountability al español es responsabilidad, aunque para muchos esta palabra se queda corta. Una acepción algo más elaborada implica la referencia a alguien, entidad o persona, “con quien se puede contar”, pero esta alternativa no significa mucho avance respecto a responsabilidad y tampoco abarca todas las connotaciones de la expresión en su idioma original.
Según entiendo, to be a…

Cascadeo (sacado del baúl, pero útil)

Estos días he hablado mucho, con clientes y colegas, del proceso conocido como "cascadeo". Es un tema sabroso, como todos lo que se refieren a lo esencialmente interpersonal, que suele hacer brotar en la imaginación de los comunicadores, y de muchos ejecutivos de otras áreas, una gama de retos y oportunidades.
A mi, la metodología me encanta. Cuando se usa para lo que sirve y se aplica bien, es un recurso a la vez poderoso y barato, que tiene el atractivo único de ser incluyente por necesidad.

En este contexto, y cumpliendo con lo prometido a un cliente, me pareció pertinente rescatar de otro blog unas ideas que publiqué hace casi dos años, mismas que presento con algunos pequeños retoques.

Qué es

Entiendo por "comunicación en cascada" o "cascadeo" los procesos de difusión de información –y casi siempre también de obtención de retroalimentación– que se llevan a cabo en forma descendente a través de distintos niveles de la estructura organizacional, en los que…

El mensaje de año nuevo de Enrique Peña Nieto

Una vez perdida la credibilidad todo suena a bla-bla-bla. Un discurso muy a la mexicana, con mucho rollo y poca sustancia; los "datos duros" son comparativos (cuantos días sin seguro social, sin PROSPERA, etc., etc.) pero no hay nada sólido hacia adelante, algo que justifique los aumentos -que en sí NO son "un reto", plantearlo de ese modo es engañar- en términos de beneficios para la población, acciones concretas compensatorias para la ciudadanía, o algo por el estilo. El argumento de las medidas que ha tomado el gobierno, previas al gasolinazo, es patético; la reducción del 10% al paquete de compensaciones (habrá que ver) de los mandos superiores del gobierno federal es de risa (más vale reír) y hay por ahí una contradicción que no entiendo: un beneficio de mantener la salud (es un decir) de la economía es evitar la pérdida de empleos, pero para hacerlo se ha mandado a la calle a alrededor de 20,000 personas del gobierno. No me cuadra eso de combatir desempleo con…