Ir al contenido principal

Los principios del servicio

 

Hace unas semanas, un cliente me pidió que trabajara en los fundamentos conceptuales para un programa de capacitación/motivación dirigido a su personal con la finalidad de mejorar los niveles de compromiso con la calidad del servicio que ofrecían a su clientela. Al comentarle que el camino del servicio está muy recorrido, en algunos casos por personalidades de gran prestigio, y que lo más recomendable seguramente sería referirse a algún buen autor y aplicar su modelo en vez de inventar el hilo negro, me explicó que lo que él quería era plantear las claves del servicio en sólo tres ideas sencillas, fáciles de recordar y aplicables.

El reto me gustó y lo que finalmente le propuse (al día siguiente, porque no me concedió más tiempo) es lo que puede verse a continuación.  

 

servicio 1.png

Esta es una idea muy simple, derivada fundamentalmente de la experiencia de años tratando con personas cuyo trabajo es servir a otros. Parte del supuesto de que el requisito primordial para asegurar niveles altos de calidad que se sostengan a lo largo del tiempo se encuentra no tanto en las metodologías o en las tecnologías como en la actitud y buena disposición de la gente. Lo que propusimos fue invitar a los empleados-objetivo prestadores de servicio a considerar tres aspectos que determinan la calidad en el servicio sobre los que ellos pueden y deben tener control:

  • Es preciso poner en juego la empatía, o la capacidad para “colocarse en los zapatos de los demás” en las relaciones interpersonales basadas en el servicio. Se refiere a la necesidad de entender la posición del cliente como fundamento indispensable para atenderlo adecuadamente. Para ello son herramientas básicas la escucha activa y la capacidad de formular preguntas, en un marco de genuino interés, respeto y apertura. Caben, en este ámbito el reconocimiento de los errores propios, la disculpa cuando sea necesaria y naturalmente el agradecimiento.
  • El lugar y el momento para el servicio excelente son aquí y ahora, no otros. Esta noción invita a practicar la atención plena en cada momento de la relación con el cliente, con la conciencia de que es la única oportunidad real de brindarle un servicio de alta calidad. Se relaciona con coyuntura, oportunidad, iniciativa y, desde luego, la voluntad de estar presente. 
  • Tener siempre en mente el efecto bucle, o rizo, de lo bien hecho. En este punto se desarrolla la idea de que hacer bien las cosas, y ofrecer un servicio excelente es algo en sí muy satisfactorio pero además implica iniciar una espiral de “buena onda” que se nos revierte en mejores actitudes de los clientes y a fin de cuentas es el único camino seguro hacia la competitividad. Apunta a responsabilidad personal, a la posición ganar-ganar, la oportunidad y la experiencia.

En pocas palabras, si cada vez que alguien interactúa con un cliente pone en acción sus capacidades de empatía, se desempeña partiendo de la base de que es “ahora o nunca” y se mueve con la confianza de saber que lo bien hecho acarrea siempre consecuencias positivas para todos, empezando por él mismo, la probabilidad de que el servicio que proporcione sea percibido por cliente como excelente se elevará exponencialmente.

El círculo con flechas pretende representar el carácter dinámico de estos tres principios. Cada uno de ellos depende los demás para realizarse en una relación de continuo movimiento y perfeccionamiento.

Los tres principios son traducibles en términos de comportamientos específicos de cada actividad y puesto, y por tanto son materia de enseñanza-aprendizaje de actitudes y habilidades que pueden desarrollarse. En otras palabras, puede construirse un programa entero de capacitación a partir de estas tres ideas.  

…  

Entradas relacionadas:

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Accountability

¿Qué tan accountable eres en tu trabajo? En realidad la pregunta podría plantearse simplemente como "¿qué tan responsable eres?", pero hay quienes defienden la idea de que la expresión en español es limitada ante las connotaciones de la palabra accountability.
Cabe mencionar como antedente que, en nuestro medio, el término accountability es de uso relativamente reciente. Se ha difundido en el ambiente de negocios, de México y de todo el mundo, asociado a temas que han ganado relevancia en los últimos años, como gobierno corporativo, ética de empresa y responsabilidad social.
La traducción directa de accountability al español es responsabilidad, aunque para muchos esta palabra se queda corta. Una acepción algo más elaborada implica la referencia a alguien, entidad o persona, “con quien se puede contar”, pero esta alternativa no significa mucho avance respecto a responsabilidad y tampoco abarca todas las connotaciones de la expresión en su idioma original.
Según entiendo, to be a…

El mensaje de año nuevo de Enrique Peña Nieto

Una vez perdida la credibilidad todo suena a bla-bla-bla. Un discurso muy a la mexicana, con mucho rollo y poca sustancia; los "datos duros" son comparativos (cuantos días sin seguro social, sin PROSPERA, etc., etc.) pero no hay nada sólido hacia adelante, algo que justifique los aumentos -que en sí NO son "un reto", plantearlo de ese modo es engañar- en términos de beneficios para la población, acciones concretas compensatorias para la ciudadanía, o algo por el estilo. El argumento de las medidas que ha tomado el gobierno, previas al gasolinazo, es patético; la reducción del 10% al paquete de compensaciones (habrá que ver) de los mandos superiores del gobierno federal es de risa (más vale reír) y hay por ahí una contradicción que no entiendo: un beneficio de mantener la salud (es un decir) de la economía es evitar la pérdida de empleos, pero para hacerlo se ha mandado a la calle a alrededor de 20,000 personas del gobierno. No me cuadra eso de combatir desempleo con…

Cascadeo (sacado del baúl, pero útil)

Estos días he hablado mucho, con clientes y colegas, del proceso conocido como "cascadeo". Es un tema sabroso, como todos lo que se refieren a lo esencialmente interpersonal, que suele hacer brotar en la imaginación de los comunicadores, y de muchos ejecutivos de otras áreas, una gama de retos y oportunidades.
A mi, la metodología me encanta. Cuando se usa para lo que sirve y se aplica bien, es un recurso a la vez poderoso y barato, que tiene el atractivo único de ser incluyente por necesidad.

En este contexto, y cumpliendo con lo prometido a un cliente, me pareció pertinente rescatar de otro blog unas ideas que publiqué hace casi dos años, mismas que presento con algunos pequeños retoques.

Qué es

Entiendo por "comunicación en cascada" o "cascadeo" los procesos de difusión de información –y casi siempre también de obtención de retroalimentación– que se llevan a cabo en forma descendente a través de distintos niveles de la estructura organizacional, en los que…