Ir al contenido principal

¡¡Me mandó una carta el Presidente Calderón!!

 

¡¡Qué emoción!! ¡Mamá, papá, hijos, vengan a ver! ¡Me mandó una carta Felipe Calderón, para agradecerme por presentar a tiempo mi declaración anual de impuestos! ¡No lo puedo creer! ¡Ahora sí estoy orgulloso de ser mexicano!

Supongo que más o menos así es el escenario ideal que deben haber visualizado los comunicadores que concibieron la pieza que reproduzco más adelante. Receptores emocionados, felices, motivados y quizá hasta dispuestos a votar por el PAN en las próximas elecciones, como resultado de haber recibido un mensaje firmado ni más ni menos que por el propio Presidente de la República.

Y uno se pregunta: ¿serán en verdad tan ingenuos y tontos? ¿se la creerán? O más bien: ¿sentirán tanto desprecio por la inteligencia de los mexicanos? Porque puede que haya uno que otro pobre hombre que se la crea y le haga ilusión, pero la inmensa mayoría sabemos bien que es puro cuento.

Veamos las cosas en detalle.

“Del escritorio del C. Felipe Calderón Hinojosa” me llega un documento cuyo remitente es el Servicio de Administración Tributaria. “¡Ah chingao!” -me digo a mi mismo- “¿Pues qué no trabaja este señor en la Presidencia? ¿No debería ser la oficina de la Presidencia el remitente? ¿O ya se lo llevaron a trabajar al SAT?”

Entro al texto, debajo de mi nombre, y leo “Te felicito por presentar en tiempo y forma tu Declaración Anual ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT). Gracias por ser un contribuyente cumplido.”  Me deja atónito. Peor que eso: speechless. ¿Ya nos hablamos de tú? ¿De cuándo acá la confiancita? Soy un ciudadano de más edad que Calderón y no me hace gracia que trate como trataría a “los muchachos”. A mi que me hable de usted.

escanear0004

Pero eso es lo menos importante. ¿Me felicita por cumplir con mis obligaciones? ¿Me agradece ser un contribuyente cumplido? Qué absurdo. Si no cumplo, me multan y eventualmente puedo ir a dar con mis huesos a la cárcel. Además, cumplo con la convicción de que eso es lo correcto. Pero eso no amerita felicitación, ¡que no me venga a dorar la píldora!

Después me da una explicación muy poco interesante sobre la modernización del sistema para presentar la Declaración Anual (es él quien insiste en ponerlo con mayúsculas). Me importa un cacahuate, es obligación del gobierno simplificar y aplicar la tecnología en beneficio de todos. No me impresiona. Además, el cuatro (4) va con letras.

El siguiente largo párrafo habla de cómo el cumplimiento de mis obligaciones permite construir “un México más fuerte, etc., etc.” y aquí empiezo a enojarme. Soy un contribuyente cautivo que sufre impuestos desmedidamente altos por la ineficiencia y la corrupción de un gobierno incapaz, entre otras cosas, de hacer pagar contribuciones a todos los que deberían hacerlo. ¿Qué crees, Felipe (tú empezaste con el tuteo), que soy pendejo? Entre muy pocos soportamos el peso del aparato burocrático de este pobre país, en una situación injusta de la que el principal responsable eres tú.

Esas “familias que menos tienen”, a las que aludes, difícilmente van a cambiar su situación por cumplido que sea yo. No me vengas con historias.

Para terminar, el “call to action”  de libro de texto: “Cumplir nos beneficia todos. Por eso te invito a que sigas trabajando con esfuerzo, dedicación y cumpliendo con tus obligaciones…” Yo no necesito invitaciones para trabajar y cumplir con mis responsabilidades, señor Presidente. Ni palmaditas en el hombro y mucho menos frases huecas. ¿Y ustedes, cuándo cumplen con sus obligaciones? ¿Cuándo se va a aumentar la base de contribuyentes? ¿Para cuándo la reforma fiscal? ¿Cuándo vamos quitando el IETU?

Esta carta, que además recibí con temor, como todo comunicado que me llega del SAT, en mi provocó la reacción opuesta a la que deben haber previsto los funcionarios que la diseñaron. Otros la leerán y la tirarán a la basura por intrascendente y tal vez alguno, como dije arriba, se vaya con la finta y se la crea. A mi me parece una pieza de comunicación malísima, desafortunada e intrascendente que ofende mi inteligencia. De paso, me pregunto cuanto nos costaría a los “contribuyentes cumplidos” esta cartita para darnos atole con el dedo.

En suma, al Presidente Calderón le sugeriría con todo respeto dos cosas:

  • que mejor emplee su tiempo y nuestros recursos en hacer que paguen los que nos están pagando impuestos, que meta al aro a los incumplidos y no se preocupe por los que sí cumplimos; y
  • que despida a los “comunicadores” que hicieron esta pieza y se consiga otros mejores.      

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Accountability

¿Qué tan accountable eres en tu trabajo? En realidad la pregunta podría plantearse simplemente como "¿qué tan responsable eres?", pero hay quienes defienden la idea de que la expresión en español es limitada ante las connotaciones de la palabra accountability.
Cabe mencionar como antedente que, en nuestro medio, el término accountability es de uso relativamente reciente. Se ha difundido en el ambiente de negocios, de México y de todo el mundo, asociado a temas que han ganado relevancia en los últimos años, como gobierno corporativo, ética de empresa y responsabilidad social.
La traducción directa de accountability al español es responsabilidad, aunque para muchos esta palabra se queda corta. Una acepción algo más elaborada implica la referencia a alguien, entidad o persona, “con quien se puede contar”, pero esta alternativa no significa mucho avance respecto a responsabilidad y tampoco abarca todas las connotaciones de la expresión en su idioma original.
Según entiendo, to be a…

Cascadeo (sacado del baúl, pero útil)

Estos días he hablado mucho, con clientes y colegas, del proceso conocido como "cascadeo". Es un tema sabroso, como todos lo que se refieren a lo esencialmente interpersonal, que suele hacer brotar en la imaginación de los comunicadores, y de muchos ejecutivos de otras áreas, una gama de retos y oportunidades.
A mi, la metodología me encanta. Cuando se usa para lo que sirve y se aplica bien, es un recurso a la vez poderoso y barato, que tiene el atractivo único de ser incluyente por necesidad.

En este contexto, y cumpliendo con lo prometido a un cliente, me pareció pertinente rescatar de otro blog unas ideas que publiqué hace casi dos años, mismas que presento con algunos pequeños retoques.

Qué es

Entiendo por "comunicación en cascada" o "cascadeo" los procesos de difusión de información –y casi siempre también de obtención de retroalimentación– que se llevan a cabo en forma descendente a través de distintos niveles de la estructura organizacional, en los que…

El mensaje de año nuevo de Enrique Peña Nieto

Una vez perdida la credibilidad todo suena a bla-bla-bla. Un discurso muy a la mexicana, con mucho rollo y poca sustancia; los "datos duros" son comparativos (cuantos días sin seguro social, sin PROSPERA, etc., etc.) pero no hay nada sólido hacia adelante, algo que justifique los aumentos -que en sí NO son "un reto", plantearlo de ese modo es engañar- en términos de beneficios para la población, acciones concretas compensatorias para la ciudadanía, o algo por el estilo. El argumento de las medidas que ha tomado el gobierno, previas al gasolinazo, es patético; la reducción del 10% al paquete de compensaciones (habrá que ver) de los mandos superiores del gobierno federal es de risa (más vale reír) y hay por ahí una contradicción que no entiendo: un beneficio de mantener la salud (es un decir) de la economía es evitar la pérdida de empleos, pero para hacerlo se ha mandado a la calle a alrededor de 20,000 personas del gobierno. No me cuadra eso de combatir desempleo con…