Ir al contenido principal

INFLUENZA y Comunicación Organizacional 1

Ayer, en nuestra reunión mensual del Comité de Comunicación de la AMEDIRH, alrededor de 20 profesionales de la administración de recursos humanos llegamos a la conclusión de que la influenza es el tema más relevante a comunicar actualmente en las empresas.
Es un planteamiento debatible, sin duda. Hoy día hay varios asuntos muy fuertes en las mesas de los comunicadores corporativos, todos dignos de atención, como la crisis, los recortes de personal, las caídas en la demanda de productos y servicios, los paros técnicos, las reducciones de sueldos, etc., etc. Sin embargo, la fuerza del tema de la influenza radica en que nos afecta a todos y por eso es -¡debería ser!- igual de relevante para todas las empresas, dado que se trata de una amenaza que no hace distinciones entre personas. Además, supone riesgos en materia nada menos que de salud y por ello lleva consigo la sombra temible de la muerte.

La relacionada con la influenza A H1N1 a primera vista parece una temática "noble" para hacer comunicación: sencilla, fácil de convertir en mensajes clave, que se puede conectar con los valores de la organización y hasta con los esfuerzos de las empresas en materia de responsabilidad social, que no requiere mayor investigación, avalada por fuentes oficiales a nivel internacional, de interés general... ¿qué más quieres? Pero una vez que se le hinca el diente resulta todo menos "un flancito" para quienes quieren salirse de lo establecido y hacer algo distinto, a la medida de su empresa o institución.

Hacer comunicación organizacional sobre la epidemia de influenza plantea de entrada una disyuntiva:
  • -- repetir los mensajes de dominio público que hemos escuchado hasta la saciedad, que tienen como origen los generados por la Secretaría de Salud y han sido difundidos por los medios, o
  • -- trabajar en algo nuevo, distinto, relacionado con las características y circunstancias concretas de la empresa y sus integrantes.

La primera opción, que con toda seguridad será por la que se incline la gran mayoría de las empresas que decidan hacer algo, es relativamente barata y permite reaccionar con rapidez, pero comunicativamente es de bajo impacto, aunque a fin de cuentas permitirá reportar "acciones" (quién sabe si resultados).

Una variante de este camino se encuentra en la reproducción, previo cambio de formato o no, de información elaborada y distribuida por consultoras, agencias y organizaciones de distinta índole.

La segunda opción necesariamente implica costos -tiempo, trabajo y dinero- pero es de mayor impacto, entre otras cosas porque es diferenciable y porque manda una señal de auténtica preocupación e involucramiento por parte de la empresa.


Naturalmente, esta opción retoma los elementos fundamentales de la comunicación oficial, que constituyen una plataforma indispensable, y aprovecha lo que vale la pena de otras fuentes, pero construye sobre ello.

Este camino, a su vez, ofrece diversas posibilidades que pueden combinarse de modo que se atiendan de la manera más efectiva posible las necesidades de la organización y de sus integrantes. Una se centra en la contextualización de la epidemia, es decir, en su ubicación en el ámbito concreto de vida de los integrantes de la organización para desde esa perspectiva presentar los riesgos, las mejores medidas de prevención, las consecuencias del descuido, los recursos específicos a los que se puede echar mano en caso de enfermedad, etc.

Otra posibilidad de comunicación tiene que ver con la oferta de apoyo que la empresa u otras organizaciones pongan al alcance del personal para prevenir el contagio y enfrentarlo adecuadamente en caso de que se de. Aquí, el objetivo principal consiste en asegurarse de que los colaboradores sepan a dónde y/o con quién acudir en caso de cotraer la enfermedad.

Una tercera línea se enfoca al ámbito de la motivación. En este caso, no se apela tanto a la razón como a las emociones y lo que se busca es estimular a las personas para que se mantengan informadas sobre la epidemia, cuiden adecuadamente de sí mismas y sirvan como factor de concientización entre sus familiares y amigos.

En cualquier caso, yo recomendaría presentar las medidas de prevención del contagio de influenza A H1N1 en el marco más amplio del cuidado de la salud y la prevención de enfermedades en general. Esto ayudará a implantar las medidas de higiene como hábitos en la vida de las personas y a reducir la importancia relativa de la influenza en el contexto amplio de la salud, lo cual es muy útil para evitar reacciones de pánico, contrarrestar rumores y hasta frenar abusos de vivales que trafican con el miedo.

Finalmente, creo que lo relacionado con la influenza debe comunicarse de manera estrictamente realista, objetiva, basada en hechos, soportada en la ciencia y actualizada. Y recordando siempre -siempre- que nos dirigimos a adultos que son los primeros responsables de su cuidado personal.

La fotografía del estornudo es de verde75 y fue tomada de Flickr.

Comentarios

  1. Y sí, la realidad es que ante la influenza (o cualquier otra enfermedad para el caso) es la prevención y esa sólo se logra con el trabajo duro y diario de EDUCAR a la comunidad en higiene y cuidados. Siempre queda la opción de sacar a los santos en procesión... pero como que no funciona muy bien ;)
    La otra es medicarse, mala idea si no hay un adecuado consejo médico realista.
    besos

    ResponderEliminar
  2. Hola, necesito ayuda!!! en la oficina hemos mandado comunicados todos en relación a cómo protegernos ante la enfermedad, pero ahora pasamos a la situación que ya hay familiares de nuestros colaboradores enfermos de AH1N1, que debemos hacer con la gente que ya ha tenido contacto, ¿tendremos que optar por una postura de aislar al personal que tenga familiares enfermos?, ¿nos podría traer un grave ausentismo como pretexto?, que hacer ante una situación que ya viene a la vuelta de la esquina?

    ResponderEliminar
  3. Salvador Sánchez01 octubre, 2009

    Sonia: Yo sugeriría un acercamiento con los doctores de la compañía para determinar si es posible transmitir la enfermedad ANTES de tener los síntomas. De ser así, tal vez sea conveniente aislar a quienes han tenido contacto con un enfermo. Pero si una persona NO es foco de contagio hasta que se le haya declarado la enfermedad -hasta que se siente mal-, entonces yo únicamente los tendría bajo observación.
    En cualquier caso, hay que evitar que los demás se enteren de que en la casa de alguien hay algún enfermo, para prevenir reacciones equivocadas y miedos.
    Por favor, no dejes de contarme lo que decidan hacer.
    ¡saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Accountability

¿Qué tan accountable eres en tu trabajo? En realidad la pregunta podría plantearse simplemente como "¿qué tan responsable eres?", pero hay quienes defienden la idea de que la expresión en español es limitada ante las connotaciones de la palabra accountability.
Cabe mencionar como antedente que, en nuestro medio, el término accountability es de uso relativamente reciente. Se ha difundido en el ambiente de negocios, de México y de todo el mundo, asociado a temas que han ganado relevancia en los últimos años, como gobierno corporativo, ética de empresa y responsabilidad social.
La traducción directa de accountability al español es responsabilidad, aunque para muchos esta palabra se queda corta. Una acepción algo más elaborada implica la referencia a alguien, entidad o persona, “con quien se puede contar”, pero esta alternativa no significa mucho avance respecto a responsabilidad y tampoco abarca todas las connotaciones de la expresión en su idioma original.
Según entiendo, to be a…

El mensaje de año nuevo de Enrique Peña Nieto

Una vez perdida la credibilidad todo suena a bla-bla-bla. Un discurso muy a la mexicana, con mucho rollo y poca sustancia; los "datos duros" son comparativos (cuantos días sin seguro social, sin PROSPERA, etc., etc.) pero no hay nada sólido hacia adelante, algo que justifique los aumentos -que en sí NO son "un reto", plantearlo de ese modo es engañar- en términos de beneficios para la población, acciones concretas compensatorias para la ciudadanía, o algo por el estilo. El argumento de las medidas que ha tomado el gobierno, previas al gasolinazo, es patético; la reducción del 10% al paquete de compensaciones (habrá que ver) de los mandos superiores del gobierno federal es de risa (más vale reír) y hay por ahí una contradicción que no entiendo: un beneficio de mantener la salud (es un decir) de la economía es evitar la pérdida de empleos, pero para hacerlo se ha mandado a la calle a alrededor de 20,000 personas del gobierno. No me cuadra eso de combatir desempleo con…

Cascadeo (sacado del baúl, pero útil)

Estos días he hablado mucho, con clientes y colegas, del proceso conocido como "cascadeo". Es un tema sabroso, como todos lo que se refieren a lo esencialmente interpersonal, que suele hacer brotar en la imaginación de los comunicadores, y de muchos ejecutivos de otras áreas, una gama de retos y oportunidades.
A mi, la metodología me encanta. Cuando se usa para lo que sirve y se aplica bien, es un recurso a la vez poderoso y barato, que tiene el atractivo único de ser incluyente por necesidad.

En este contexto, y cumpliendo con lo prometido a un cliente, me pareció pertinente rescatar de otro blog unas ideas que publiqué hace casi dos años, mismas que presento con algunos pequeños retoques.

Qué es

Entiendo por "comunicación en cascada" o "cascadeo" los procesos de difusión de información –y casi siempre también de obtención de retroalimentación– que se llevan a cabo en forma descendente a través de distintos niveles de la estructura organizacional, en los que…