Ir al contenido principal

Los anuncios del Super Bowl XLVII

Cada vez más, la publicidad de la trasmisión televisiva del Super Bowl se vuelve un espectáculo en sí misma, un entretenimiento alternativo a la vez que complementario del espectáculo central que es el juego. Una gran atención se concentra en los anuncios producidos especialmente para lanzarse ese día, ante una audiencia de más de 110 millones de personas.

Cuesta hasta 4 millones de dólares el espacio publicitario de 30 segundos y a lo largo del partido se transmiten varias decenas de comerciales entre los que predominan los de refrescos, cervezas y automóviles. Aunque no están organizados bajo una estructura de programa -ningún publicista lo aceptaría- en realidad los anuncios del Súper Tazón han llegado a constituir un programa que podemos ver con interés, incluso quienes no vemos los partidos de futbol. Aunque en conjunto la publicidad no presenta una narrativa en sentido estricto, me parece evidente que acaba siendo una especie de mosaico-reporte de la marcha de la sociedad de consumo. A fin de cuentas hay una lógica de orden superior que constituye una especie de “meta-narrativa” de la voz favorita del capitalismo.

El sistema publicitario se esmera para generar expectación por la publicidad desde semanas antes del juego. Hacen publicidad de la publicidad presentándola como algo que hay que ver; de este modo refuerzan el interés del público por los anuncios, aseguran una mayor penetración, atención, recordación, etc., y rentabilizan aún más el gasto de los anunciantes.

La realidad es que este programa alterno integrado por los anuncios es muy poco interesante. No aporta casi nada a los receptores, más allá de la certeza de que a esta vida hemos venido a consumir.      

Acabo de ver una buena cantidad de los anuncios del Super Bowl 2013 en http://www.washingtonpost.com/wp-srv/special/sports/super-bowl-ads-2013/index.html#/6bab43f2-657d-11e2-b84d-21c7b65985ee/coca-cola-mirage--super-bowl-ads-2013 Quienes se animen a verlos tendrán claro de qué hablo en los renglones de arriba (aunque estén en desacuerdo).

En general me parecieron, como decimos en México, “de hueva”. No hay nada estimulante, verdaderamente digno de verlo con mis alumnos en la universidad o de comentarlo con los especialistas en comunicación comercial de la empresa en la que trabajo.

Coincido con el juicio de un periodista del New York Times cuando dice que: 

“The commercials that CBS broadcast nationally during the game were, by and large, disappointing. They represented a missed opportunity for marketers and agencies to demonstrate that they had at least some understanding of how contemporary consumers think and behave.

“Alas, the so-called creative minds of Madison Avenue chose once again to fall back on familiar strategies and themes that would have appealed more to viewers during the Eisenhower, Nixon, Reagan or Clinton administrations.”

Pero bueno, es publicidad y siempre hay algo visualmente atractivo, divertido o con algún aspecto interesante. Para ilustrar lo anterior, abajo inserté unos ejemplos de lo que a juicio de los lectores del New York Times, quienes reportaron sus reacciones ante la publicidad del Super Bowl, son los anuncios más destacados.

El más memorable:

 

El más gracioso:

Los tres más inteligentes (cleverest):

No voy a profundizar en el análisis, porque la comunicación comercial no es lo mío y mucho menos la publicidad. Sin embargo en este contexto es interesante acercarse a la voz crítica de Nina Badahir, quien con tinte feminista (que eso no te desanime, porque sus planteamientos son muy válidos e ilustrativos) analiza los mensajes sexistas de la publicidad del Super Bowl en los últimos años y presenta los ocho que le parecen los peores. No te lo pierdas, esta en http://www.huffingtonpost.com/2013/01/29/sexist-super-bowl-ads-the-worst-commercials_n_2574109.html?ncid=txtlnkushpmg00000035&ir=Comedy

Ver también:

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Accountability

¿Qué tan accountable eres en tu trabajo? En realidad la pregunta podría plantearse simplemente como "¿qué tan responsable eres?", pero hay quienes defienden la idea de que la expresión en español es limitada ante las connotaciones de la palabra accountability.
Cabe mencionar como antedente que, en nuestro medio, el término accountability es de uso relativamente reciente. Se ha difundido en el ambiente de negocios, de México y de todo el mundo, asociado a temas que han ganado relevancia en los últimos años, como gobierno corporativo, ética de empresa y responsabilidad social.
La traducción directa de accountability al español es responsabilidad, aunque para muchos esta palabra se queda corta. Una acepción algo más elaborada implica la referencia a alguien, entidad o persona, “con quien se puede contar”, pero esta alternativa no significa mucho avance respecto a responsabilidad y tampoco abarca todas las connotaciones de la expresión en su idioma original.
Según entiendo, to be a…

El mensaje de año nuevo de Enrique Peña Nieto

Una vez perdida la credibilidad todo suena a bla-bla-bla. Un discurso muy a la mexicana, con mucho rollo y poca sustancia; los "datos duros" son comparativos (cuantos días sin seguro social, sin PROSPERA, etc., etc.) pero no hay nada sólido hacia adelante, algo que justifique los aumentos -que en sí NO son "un reto", plantearlo de ese modo es engañar- en términos de beneficios para la población, acciones concretas compensatorias para la ciudadanía, o algo por el estilo. El argumento de las medidas que ha tomado el gobierno, previas al gasolinazo, es patético; la reducción del 10% al paquete de compensaciones (habrá que ver) de los mandos superiores del gobierno federal es de risa (más vale reír) y hay por ahí una contradicción que no entiendo: un beneficio de mantener la salud (es un decir) de la economía es evitar la pérdida de empleos, pero para hacerlo se ha mandado a la calle a alrededor de 20,000 personas del gobierno. No me cuadra eso de combatir desempleo con…

Cascadeo (sacado del baúl, pero útil)

Estos días he hablado mucho, con clientes y colegas, del proceso conocido como "cascadeo". Es un tema sabroso, como todos lo que se refieren a lo esencialmente interpersonal, que suele hacer brotar en la imaginación de los comunicadores, y de muchos ejecutivos de otras áreas, una gama de retos y oportunidades.
A mi, la metodología me encanta. Cuando se usa para lo que sirve y se aplica bien, es un recurso a la vez poderoso y barato, que tiene el atractivo único de ser incluyente por necesidad.

En este contexto, y cumpliendo con lo prometido a un cliente, me pareció pertinente rescatar de otro blog unas ideas que publiqué hace casi dos años, mismas que presento con algunos pequeños retoques.

Qué es

Entiendo por "comunicación en cascada" o "cascadeo" los procesos de difusión de información –y casi siempre también de obtención de retroalimentación– que se llevan a cabo en forma descendente a través de distintos niveles de la estructura organizacional, en los que…