Ir al contenido principal

Apuntes, citas, hechos y ocurrencias 51

No toda la nobleza es como los que aparecen en el Hola

Jacobo Fitz-James Stuart (Madrid, 1954), Jacobo Siruela, tercer hijo de la duquesa de Alba, es el editor de Siruela y director de la exitosa editorial Atalanta. Personaje espléndido, cuyo trabajo intelectual es de una dignidad notable, prefiere mantenerse con “bajo perfil” ante el asedio de los medios. Recientemente accedió a dar una entrevista al diario madrileño El País, con motivo del lanzamiento de su nuevo libro de investigación histórica: El Palacio de Liria.

De ese material, cuya lectura recomiendo ampliamente, tomo lo que sigue:

P. En 500 años de dinastía ha habido luces y sombras, pero históricamente los Alba se han comportado como buenos soldados, fieles a su rey, y como caballeros cultos de exquisita cortesía. ¿Cómo ha cambiado el código moral de la aristocracia?

R. Ese código parte de los cinco preceptos medievales de la caballería: valor, lealtad, generosidad, cortesía y franqueza. Es decir, que si mantienes estos preceptos, nunca dejas de ser digno a los ojos de los demás, pues no hay nada más innoble que las personas cobardes, traicioneras, mezquinas, mentirosas o mal educadas y vulgares. Es una moral de las formas, y de lo que deberían de ser los usos en el mundo del poder. La principal ética de la nobleza es la dignidad, sin buenismo ni sentimentalismo de ningún género. Nada más alejado del mundo de hoy; por eso es interesante reflexionar sobre ello.


Mi aprecio por las marcas

Las marcas son el relleno de las oquedades en las cabezas de los consumidores.

En lo personal, me disgusta el sobreprecio que tengo que pagar por el hecho de que un producto determinado ostente una marca y no otra, o ninguna. Si me dices que la marca garantiza algo, como calidad, diseño o moda (en el caso de la ropa) está bien, pero entonces por lo que quiero pagar es por calidad, diseño, moda o cualquier otra característica del producto, NO por la marca.

Sé muy bien que lo que la mayoría de la gente compra cuando paga por algo de determinada marca no tiene que ver con los atributos o cualidades del producto o servicio, sino con su valor simbólico, fundamentalmente como símbolo de status. Es un impulso fundamental de la sociedad de consumo. Por eso, lo sabemos bien, una cantidad enorme de productos llevan la marca en lugar bien visible. Y por eso es que la marca se cobra.

cartier-logo

Pero eso no va conmigo. No tengo que demostrar nada a nadie, al menos no en términos de status. Si mi ropa es apropiada, cómoda y está limpia, lo que menos me hace falta es que diga “Ferragamo” y que por esa palabrita tenga que pagar varios miles de pesos de sobreprecio.

Yo no compro marcas, compro productos y servicios a partir de un análisis tan cuidadoso como sea posible de la relación costo beneficio. Tampoco me interesan los relojes, joyas o coches que en un momento dado puedan parecer más valiosos que mi vida a un sujeto armado.

“Vida sencilla y pensamiento elevado”.


“En última instancia, el triunfo del crecimiento económico no es un triunfo de la humanidad sobre sus necesidades económicas, es el triunfo de las necesidades económicas sobre la humanidad”.

Richard Easterlin. Growth Triumphant.


Decadencia mexicana

(Nota del 10 de febrero de 2013)

Se acaba de confeccionar en mi muro de facebook, por mi conducto, este texto que es expresión de mi tristeza profunda ante lo que estoy viendo en México.

Este modelo de sociedad -el mexicano posrevolucionario- ya dio de sí, aportó todo lo mejor que podía dar -no demasiado, por cierto- y ya reventó. Para la gran mayoría de los habitantes de este país la vida es punto menos que un infierno y la desesperanza parece ser la posición más sana y realista. La paranoia es un recurso de supervivencia, el miedo el pan de cada día y la desconfianza la forma normal de vinculación. No está garantizado el derecho a un retiro digno para los mayores, ni el cuidado de la salud y una educación de calidad para las mayorías; y lo peor de todo, nadie puede decir con certeza que volverá a casa al final de la jornada, porque la seguridad es casi inexistente.
Como uno de los síntomas centrales de su aguda decadencia, esta sociedad premia a su peor gente y castiga sistemáticamente a los mejores. Como es natural, la reversión de los valores implica la primacía de lo chabacano, vulgar y estúpido sobre la inteligencia y la sensibilidad, y de la ley del más fuerte (o mejor armado) sobre la convivencia civilizada.

No verán mejoría nuestros hijos, ni los hijos de nuestros hijos. ¿Qué hacemos? Como dice Serrat en una de sus canciones:
"Escapad gente tierna,
que esta tierra está enferma,
y no esperes mañana
lo que no te dio ayer,
que no hay nada que hacer."

Comentarios

  1. Mi muy estimado y nobilísimo Salvador, portador indiscutible de las cualidades de la auténtica y añeja aristocracia, comparto en mucho lo que aquí señalas.
    Las marcas llegan a ser algo vacuo y no un factor verdadero de la calidad.
    Sin embargo, con respecto al consumo, no podemos negar que el ser humano es un animal simbólico y que los productos que consumimos, más allá de ser físicos, son cacharros culturales.
    Por eso es que en los mercados se ha posicionado como atributo de valor la misma marca, se trata de un fenómeno que cayó en tierra fértil.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad, mi estimado Guillermo. Tienes toda la razón. Pero nosotros que lo sabemos, podemos escapar del espejismo de las marcas (en algunas cosas) y con ello evitar pagar cara la calidad que no vale su precio. Al menos nos ahorramos unos centavos.
    Pienso por ejemplo en los monederos de quien sabe cuántos miles de pesos de L. Vuitton...
    Gracias por comentar.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Accountability

¿Qué tan accountable eres en tu trabajo? En realidad la pregunta podría plantearse simplemente como "¿qué tan responsable eres?", pero hay quienes defienden la idea de que la expresión en español es limitada ante las connotaciones de la palabra accountability.
Cabe mencionar como antedente que, en nuestro medio, el término accountability es de uso relativamente reciente. Se ha difundido en el ambiente de negocios, de México y de todo el mundo, asociado a temas que han ganado relevancia en los últimos años, como gobierno corporativo, ética de empresa y responsabilidad social.
La traducción directa de accountability al español es responsabilidad, aunque para muchos esta palabra se queda corta. Una acepción algo más elaborada implica la referencia a alguien, entidad o persona, “con quien se puede contar”, pero esta alternativa no significa mucho avance respecto a responsabilidad y tampoco abarca todas las connotaciones de la expresión en su idioma original.
Según entiendo, to be a…

Cascadeo (sacado del baúl, pero útil)

Estos días he hablado mucho, con clientes y colegas, del proceso conocido como "cascadeo". Es un tema sabroso, como todos lo que se refieren a lo esencialmente interpersonal, que suele hacer brotar en la imaginación de los comunicadores, y de muchos ejecutivos de otras áreas, una gama de retos y oportunidades.
A mi, la metodología me encanta. Cuando se usa para lo que sirve y se aplica bien, es un recurso a la vez poderoso y barato, que tiene el atractivo único de ser incluyente por necesidad.

En este contexto, y cumpliendo con lo prometido a un cliente, me pareció pertinente rescatar de otro blog unas ideas que publiqué hace casi dos años, mismas que presento con algunos pequeños retoques.

Qué es

Entiendo por "comunicación en cascada" o "cascadeo" los procesos de difusión de información –y casi siempre también de obtención de retroalimentación– que se llevan a cabo en forma descendente a través de distintos niveles de la estructura organizacional, en los que…

El mensaje de año nuevo de Enrique Peña Nieto

Una vez perdida la credibilidad todo suena a bla-bla-bla. Un discurso muy a la mexicana, con mucho rollo y poca sustancia; los "datos duros" son comparativos (cuantos días sin seguro social, sin PROSPERA, etc., etc.) pero no hay nada sólido hacia adelante, algo que justifique los aumentos -que en sí NO son "un reto", plantearlo de ese modo es engañar- en términos de beneficios para la población, acciones concretas compensatorias para la ciudadanía, o algo por el estilo. El argumento de las medidas que ha tomado el gobierno, previas al gasolinazo, es patético; la reducción del 10% al paquete de compensaciones (habrá que ver) de los mandos superiores del gobierno federal es de risa (más vale reír) y hay por ahí una contradicción que no entiendo: un beneficio de mantener la salud (es un decir) de la economía es evitar la pérdida de empleos, pero para hacerlo se ha mandado a la calle a alrededor de 20,000 personas del gobierno. No me cuadra eso de combatir desempleo con…