Ir al contenido principal

Crónicas de influenza y trabajo 1

1. Diferentes enfoques ante el problema

Ayer tuve que apersonarme en dos de mis empresas-cliente. Digo "tuve que" porque habría preferido no hacerlo. Yo también tengo miedo al contagio y habría estado más tranquilo trabajando desde la seguridad de mi casa, pero estamos en una situación de crisis y cada uno debe hacer lo que tiene que hacer.
En la primera de las empresas que visité encontré un control muy estricto de la situación: absolutamente nadie sin mascarillas cubrebocas, no se admitían visitantes cuya presencia no fuera indispensable, se evitaban las reuniones numerosas y la gente por ningún motivo se tocaba.
Estuve allí el tiempo indispensable, alrededor de 20 minutos y salí favorablemente impresionado y con una razonable certeza de que si contraía la enfermedad no habría sido en esas oficinas.
Unos minutos más tarde, fui requerido para acudir a una reunión imprevista, al menos por mi, en otra compañía. Allí viví el otro lado de la moneda. N-a-d-i-e usaba un cubrebocas, no hubo saludos con beso pero sí apretones de manos; estuvimos reunidos más de dos horas, apiñados en una pequeña mesa de una oficina en la que el aire acondicionado a tope nos tenía helados. Curiosamente, lo que hicimos fueron los comunicados internos para informar al personal de la situación y de paso invitarlo a cuidarse.
Fue en ese lugar, en un vigésimo sexto piso, que "me agarró" (como decimos en México) el temblor de 5.7 grados que vino a coronar la desagradable situación en que nos encontramos los habitantes de esta ciudad. "¿Qué más nos falta?", "¿qué más nos va a pasar"?, decía la gente entre asustada y desesperada.
Abandoné esas oficinas con preocupación: ¿habré contraido la influenza? Qué diferente forma de manejar la situación.

2. Una ciudad fantasma

La ciudad de México, siempre bulliciosa, luce semi vacía durante el día, recorrida por fantasmas enmascarados y gente con el temor marcado en el gesto. El futuro nos alcanzó. Nunca respetamos el aire (ni el agua, ni la tierra... pero eso es harina de otro costal) y ahora es del aire de donde principalmente nos viene la amenaza. Al anochecer, sin cines, cafeterías ni restaurantes el Distrito Federal es un pueblo fantasma. El movimiento se concentra en los hospitales, las 24 horas abarrotados de gente ansiosa por diagnosticarse.

3. Más pobres, más jodidos

La economía se desploma, inexorablemente.

La ocupación hotelera en la Ciudad de México se ubicó ayer entre cinco y 10 por ciento, algo no visto desde el terremoto de 1985.

Las ventas de restaurantes y expendios de alimentos condimentados cayeron el pasado fin de semana entre 80 y 90 por ciento.

No menos de 10 por ciento de los extranjeros que planeaban venir a México por vía aérea durante la última semana de abril y la primera de mayo, decidieron cancelar sus vuelos por temor a la epidemia de influenza porcina.

4. Cifras de hoy

La cifra oficial esta mañana: 1,995 casos; 149 muertos, 776 hospitalizados y 1,070 dados de alta.

5. Escepticismo con sabor local

Me cuenta mi amigo y compañero de trabajo Jorge Sosa que esta mañana, al salir del edificio en el que vive, se encontró con el conserje, que no llevaba cubrebocas. Al saludarlo, cortesmente (como es su estilo) Jorge le hizo ver con un gesto que no tenía puesta la protección y le preguntó "¿qué pasó?". La respuesta del conserje fue: "Naaaaa, ¡puro chupacabras!"

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Accountability

¿Qué tan accountable eres en tu trabajo? En realidad la pregunta podría plantearse simplemente como "¿qué tan responsable eres?", pero hay quienes defienden la idea de que la expresión en español es limitada ante las connotaciones de la palabra accountability.
Cabe mencionar como antedente que, en nuestro medio, el término accountability es de uso relativamente reciente. Se ha difundido en el ambiente de negocios, de México y de todo el mundo, asociado a temas que han ganado relevancia en los últimos años, como gobierno corporativo, ética de empresa y responsabilidad social.
La traducción directa de accountability al español es responsabilidad, aunque para muchos esta palabra se queda corta. Una acepción algo más elaborada implica la referencia a alguien, entidad o persona, “con quien se puede contar”, pero esta alternativa no significa mucho avance respecto a responsabilidad y tampoco abarca todas las connotaciones de la expresión en su idioma original.
Según entiendo, to be a…

Cascadeo (sacado del baúl, pero útil)

Estos días he hablado mucho, con clientes y colegas, del proceso conocido como "cascadeo". Es un tema sabroso, como todos lo que se refieren a lo esencialmente interpersonal, que suele hacer brotar en la imaginación de los comunicadores, y de muchos ejecutivos de otras áreas, una gama de retos y oportunidades.
A mi, la metodología me encanta. Cuando se usa para lo que sirve y se aplica bien, es un recurso a la vez poderoso y barato, que tiene el atractivo único de ser incluyente por necesidad.

En este contexto, y cumpliendo con lo prometido a un cliente, me pareció pertinente rescatar de otro blog unas ideas que publiqué hace casi dos años, mismas que presento con algunos pequeños retoques.

Qué es

Entiendo por "comunicación en cascada" o "cascadeo" los procesos de difusión de información –y casi siempre también de obtención de retroalimentación– que se llevan a cabo en forma descendente a través de distintos niveles de la estructura organizacional, en los que…

El mensaje de año nuevo de Enrique Peña Nieto

Una vez perdida la credibilidad todo suena a bla-bla-bla. Un discurso muy a la mexicana, con mucho rollo y poca sustancia; los "datos duros" son comparativos (cuantos días sin seguro social, sin PROSPERA, etc., etc.) pero no hay nada sólido hacia adelante, algo que justifique los aumentos -que en sí NO son "un reto", plantearlo de ese modo es engañar- en términos de beneficios para la población, acciones concretas compensatorias para la ciudadanía, o algo por el estilo. El argumento de las medidas que ha tomado el gobierno, previas al gasolinazo, es patético; la reducción del 10% al paquete de compensaciones (habrá que ver) de los mandos superiores del gobierno federal es de risa (más vale reír) y hay por ahí una contradicción que no entiendo: un beneficio de mantener la salud (es un decir) de la economía es evitar la pérdida de empleos, pero para hacerlo se ha mandado a la calle a alrededor de 20,000 personas del gobierno. No me cuadra eso de combatir desempleo con…