Ir al contenido principal

Bullshit y más bullshit

¿Cómo les explico a mis alumnos que "el negocio" de la comunicación, y con él en buena medida la profesión, pierde dignidad día tras día? ¿Cómo los preparo para afrontar este ambiente de mentiras, engaños y corrupción? ¿Qué valores promuevo entre ellos si la realidad laboral que los espera es de pragmatismo puro y duro? ¿Les digo la verdad o les cuento un cuento para que aguanten hasta que vean las cosas por sí mismos?

Cada minuto que pasa, la práctica de la comunicación se aleja un poco más de la verdad, la bondad y la utilidad (para todos los involucrados, claro está) buscando arrimarse al dinero y al poder, sin que a nadie parezca importarle, en medio de un cinismo y una ignorancia generalizados.

Con muchísima frecuencia, los comunicadores se ven en posición de tener que maquillar la información, plantear medias verdades, tender cortinas de humo o de plano decir mentiras en relación con productos, personas, ideas y situaciones. Se enfocan en la venta de un producto, o un candidato, y en la inmensa mayoría de los casos no les parece relevante si se trata de una porquería nociva para la salud, o algo que jamás comprarían, o si el candidato es un rufián impresentable por el que no votarían. Para ellos no hay dilema ético porque se perciben como simples vehículos de información; y si acaso llegaran a pensarlo, lo más probable es que lo vieran como un asunto del cliente, o de alguien más: "la responsabilidad es del que bebe, o de la empresa que produce el ron, no del publicista"; "la bronca es del partido, no de la agencia, el votante es libre de decidir".

Al final, a fuerza de actuar de esa manera, quienes lo hacen acaban percibiéndola como "lo natural", porque "así son las cosas" y si alguien los cuestiona lo ignorarán (por impráctico o no realista), pondrán en tela de juicio lo correcto de sus actitudes o le responderán una simpleza del tipo "si quieres cambiar al mundo cambia tú".

Lo más preocupante es que ante esta realidad ya casi no hay contrapesos. La academía dejó de ser el ámbito de crítica y reflexión que en algún tiempo se pensó que debería ser -ahora busca formar empleados que embonen fácilmente en el sistema-, quedan pocos intelectuales interesados en entrarle en serio al tema y en la profesión no hay autocrítica (entre otras razones porque podría costarle el cuello al que la ejerza y después de qué vive). No hay quien oprima el botón de alarma.

Por su parte, cada día la sociedad entera se traga las patrañas de la construcción de la realidad a través de los medios, aceptando su presencia y su actuación como algo también "normal". Un ejemplo excepcionalmente ilustrativo es el que nos dieron a los mexicanos los partidos políticos en su desempeño comunicativo de cara a las elecciones de hace una semana. Al tiempo que recibíamos sus mensajes conocíamos de la "estrategia" detrás de ellos (golpear, no golpear; alto perfil, bajo perfil; más miedo, menos miedo; etc.) y nunca los rechazamos abiertamente, como el engaño que eran.

¿Percepción es realidad? Claro que no: la realidad es la realidad y la percepción es la percepción. Confundir ambas cosas es una muestra más del rezago educativo que padecemos, de ignorancia. El trabajo de cambio indispensable para avanzar, para crecer, debe hacerse sobre la realidad, no sobre la percepción.

¿Qué les digo a mis alumnos? Tendrá que ser la verdad ¿pero cómo la digo?

Comentarios

  1. Mi querido maestro Salvador, qué gran tema has tocado. ¿Qué le decimos? Comparto contigo mi propia experiencia como docente: he decidido que debo correr el riesgo de ubicarme justamente en la academia, como crítico y auotcrítico. El riesgo no está en relación con mi "chamba": finalmente, soy independiente; pero el riesgo va en el enfrentamiento con el cinismo que caracteriza a muchos de nuestros alumnos.

    Como no somos ya "chavos", sino "señores" que dan clases, muchos de los alumnos nos ven como emisarios de un idealismo del pasado, parafraseando a San Cínico Echeverría.

    Al ubicarnos en esa categoría, ante ellos, simplemente perdemos interés y credibilidad. Ese es el riesgo, particularmente porque además, se convierten en observadores muy críticos de nuestro trabajo.

    Pero como alguna vez le oí decir al gran Maestro Miguel Manzur: con uno por grupo que me entienda, me doy por servido.

    Abrazos, evh

    ResponderEliminar
  2. Estamos en la misma línea de ideas. Muchas gracias por hacer el comentario, mi querido Enrique.

    Salvador

    ResponderEliminar
  3. Usa el libro de Watzlavick, "¿Es real la realidad?" como libro de texto... podría despertar conciencias y quién sabe... podría encender algún corazón o alguna mente
    ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Accountability

¿Qué tan accountable eres en tu trabajo? En realidad la pregunta podría plantearse simplemente como "¿qué tan responsable eres?", pero hay quienes defienden la idea de que la expresión en español es limitada ante las connotaciones de la palabra accountability.
Cabe mencionar como antedente que, en nuestro medio, el término accountability es de uso relativamente reciente. Se ha difundido en el ambiente de negocios, de México y de todo el mundo, asociado a temas que han ganado relevancia en los últimos años, como gobierno corporativo, ética de empresa y responsabilidad social.
La traducción directa de accountability al español es responsabilidad, aunque para muchos esta palabra se queda corta. Una acepción algo más elaborada implica la referencia a alguien, entidad o persona, “con quien se puede contar”, pero esta alternativa no significa mucho avance respecto a responsabilidad y tampoco abarca todas las connotaciones de la expresión en su idioma original.
Según entiendo, to be a…

El mensaje de año nuevo de Enrique Peña Nieto

Una vez perdida la credibilidad todo suena a bla-bla-bla. Un discurso muy a la mexicana, con mucho rollo y poca sustancia; los "datos duros" son comparativos (cuantos días sin seguro social, sin PROSPERA, etc., etc.) pero no hay nada sólido hacia adelante, algo que justifique los aumentos -que en sí NO son "un reto", plantearlo de ese modo es engañar- en términos de beneficios para la población, acciones concretas compensatorias para la ciudadanía, o algo por el estilo. El argumento de las medidas que ha tomado el gobierno, previas al gasolinazo, es patético; la reducción del 10% al paquete de compensaciones (habrá que ver) de los mandos superiores del gobierno federal es de risa (más vale reír) y hay por ahí una contradicción que no entiendo: un beneficio de mantener la salud (es un decir) de la economía es evitar la pérdida de empleos, pero para hacerlo se ha mandado a la calle a alrededor de 20,000 personas del gobierno. No me cuadra eso de combatir desempleo con…

Cascadeo (sacado del baúl, pero útil)

Estos días he hablado mucho, con clientes y colegas, del proceso conocido como "cascadeo". Es un tema sabroso, como todos lo que se refieren a lo esencialmente interpersonal, que suele hacer brotar en la imaginación de los comunicadores, y de muchos ejecutivos de otras áreas, una gama de retos y oportunidades.
A mi, la metodología me encanta. Cuando se usa para lo que sirve y se aplica bien, es un recurso a la vez poderoso y barato, que tiene el atractivo único de ser incluyente por necesidad.

En este contexto, y cumpliendo con lo prometido a un cliente, me pareció pertinente rescatar de otro blog unas ideas que publiqué hace casi dos años, mismas que presento con algunos pequeños retoques.

Qué es

Entiendo por "comunicación en cascada" o "cascadeo" los procesos de difusión de información –y casi siempre también de obtención de retroalimentación– que se llevan a cabo en forma descendente a través de distintos niveles de la estructura organizacional, en los que…