Ir al contenido principal

Influenza 1

Es muy claro que la epidemia de influenza A H1N1 está repuntando en México (donde mucha gente pensaba que ya habíamos dado vuelta a esa hoja) y puede volverse una pesadilla en todo el hemisferio norte este invierno.
Sólo en unas cuantas de las empresas con las que tengo contacto habitual se está haciendo algo al respecto, e implica poco más que desempolvar las archidifundidas medidas de higiene para prevenir el contagio, sacar de nuevo los dispensadores de gel antibacterial y tal vez hacer acopio de cubrebocas.
Creo que es un momento de oportunidad para los comunicadores, a quienes sugiero preparar tres o cuatro escenarios que incluyan a todos los actores clave (empleados, clientes, accionistas, proveedores, etc.) de la dinámica de la organización para posteriormente convocar a los principales tomadores de decisiones y con base en esos escenarios definir las medidas a adoptar en caso de presentarse alguno de ellos.
Lo anterior permitirá asignar oportunamente los recursos necesarios para hacer frente a la crisis y en lo referente a comunicación preparar los mensajes, medios y materiales que puedan hacer falta.
Así, el comunicador podrá ocupar una posición central en el proceso de prevención y manejo de la crisis.

De entrada, me parece recomendable elaborar un plan de continuidad para el negocio que asegure que las funciones vitales de la organización puedan llevarse a cabo desde las casas de los responsables de cada una de ellas (en el nivel de decisión) y realizarse por personal alternativo, que puede ser incluso de alguna agencia de trabajo temporal (en el nivel de la operación). Las dos primeras áreas a atender con sus respectivos planes de continuidad deben ser la dirección general y comunicación.

Y, claro, mientras este tipo de cosas se realizan, es absolutamente indispensable mantener, en la mente de las personas, la prevención como lo fundamental ante la epidemia.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Accountability

¿Qué tan accountable eres en tu trabajo? En realidad la pregunta podría plantearse simplemente como "¿qué tan responsable eres?", pero hay quienes defienden la idea de que la expresión en español es limitada ante las connotaciones de la palabra accountability.
Cabe mencionar como antedente que, en nuestro medio, el término accountability es de uso relativamente reciente. Se ha difundido en el ambiente de negocios, de México y de todo el mundo, asociado a temas que han ganado relevancia en los últimos años, como gobierno corporativo, ética de empresa y responsabilidad social.
La traducción directa de accountability al español es responsabilidad, aunque para muchos esta palabra se queda corta. Una acepción algo más elaborada implica la referencia a alguien, entidad o persona, “con quien se puede contar”, pero esta alternativa no significa mucho avance respecto a responsabilidad y tampoco abarca todas las connotaciones de la expresión en su idioma original.
Según entiendo, to be a…

El mensaje de año nuevo de Enrique Peña Nieto

Una vez perdida la credibilidad todo suena a bla-bla-bla. Un discurso muy a la mexicana, con mucho rollo y poca sustancia; los "datos duros" son comparativos (cuantos días sin seguro social, sin PROSPERA, etc., etc.) pero no hay nada sólido hacia adelante, algo que justifique los aumentos -que en sí NO son "un reto", plantearlo de ese modo es engañar- en términos de beneficios para la población, acciones concretas compensatorias para la ciudadanía, o algo por el estilo. El argumento de las medidas que ha tomado el gobierno, previas al gasolinazo, es patético; la reducción del 10% al paquete de compensaciones (habrá que ver) de los mandos superiores del gobierno federal es de risa (más vale reír) y hay por ahí una contradicción que no entiendo: un beneficio de mantener la salud (es un decir) de la economía es evitar la pérdida de empleos, pero para hacerlo se ha mandado a la calle a alrededor de 20,000 personas del gobierno. No me cuadra eso de combatir desempleo con…

Cascadeo (sacado del baúl, pero útil)

Estos días he hablado mucho, con clientes y colegas, del proceso conocido como "cascadeo". Es un tema sabroso, como todos lo que se refieren a lo esencialmente interpersonal, que suele hacer brotar en la imaginación de los comunicadores, y de muchos ejecutivos de otras áreas, una gama de retos y oportunidades.
A mi, la metodología me encanta. Cuando se usa para lo que sirve y se aplica bien, es un recurso a la vez poderoso y barato, que tiene el atractivo único de ser incluyente por necesidad.

En este contexto, y cumpliendo con lo prometido a un cliente, me pareció pertinente rescatar de otro blog unas ideas que publiqué hace casi dos años, mismas que presento con algunos pequeños retoques.

Qué es

Entiendo por "comunicación en cascada" o "cascadeo" los procesos de difusión de información –y casi siempre también de obtención de retroalimentación– que se llevan a cabo en forma descendente a través de distintos niveles de la estructura organizacional, en los que…