Ir al contenido principal

Lenguas indígenas en proceso de extinción

Hace poco más de doce años, tuve el privilegio de colaborar con Coca-Cola FEMSA en la identificación y difusión de losCULTCOCAFEMSA elementos de su cultura corporativa. Fue una experiencia inolvidable, que marcó mi práctica profesional y de cuyos resultados todavía hoy me siento orgulloso. Entre las muchas satisfacciones que me dio ese proceso hay una que recuerdo con particular gusto: la sorpresa de llegar a la planta embotelladora de Juchitán y encontrar en sus muros la visión, misión y valores de la empresa escritos en zapoteco.

Resulta que a algún colaborador se le ocurrió que dada la gran cantidad de empleados cuya lengua materna era el zapoteco, la trasmisión de información tan importante para la empresa y sus integrantes debería ser bilingüe. Al parecer, convenció al responsable de Recursos Humanos pero se topó con la limitación de que los materiales de apoyo eran corporativos y por ello producidos centralmente y sólo en español. El problema se resolvió contratando a un rotulador para que pintara en las paredes del patio de la planta las versiones en ese idioma.

No pude saber qué tan buena era la traducción, pero recuerdo que le pedí a alguien que me la leyera en voz alta y me sonó de una musicalidad y una dulzura que de ninguna manera tenían en castellano. Me pareció excelente la idea de llevar contenidos como esos a la lengua local, sobre todo porque supe que los trabajadores de la embotelladora lo valoraron muy positivamente, y volví a casa pensando que sería bueno hacerlo en otras localidades en las que siguieran vivos los idiomas indígenas. Nunca antes había hecho comunicación interna en una lengua autóctona. No me fue posible repetir la experiencia, por diversas razones.

Por eso, me ha llamado la atención el texto que publica hoy en su columna Lo que quiso decir, de Animal Político, Rubén Aguilar sobre la pérdida de las lenguas en nuestro país. Lo copio íntegramente con el beneplácito del autor.               


Se pierden las lenguas originales

Los lingüistas estiman que se hablaban 420 lenguas distintas en el momento de la conquista en el territorio que ahora llamamos México. Casi 500 años después todavía permanecen 89 de ellas, pero algunas en franca etapa de extinción, de acuerdo con el Censo de Población y Vivienda 2010.

Ahora existen nueve lenguas que hablan menos de diez personas, diez lenguas menos de cien y otras 16 lenguas menos de 1,000. Estas 35 lenguas van a desaparecer en el muy corto plazo. Otras 38 lenguas las hablan comunidades entre 1000 y 99,000 integrantes y sólo 16 lenguas son habladas por más de 100,000 personas.

En el país hay 6.7 millones de mexicanos de más de cinco años que hablan alguna lengua original o indígena, de acuerdo al Censo. En términos absolutos el número de estos hablantes crece, pero se reduce su peso relativo. En 1990 hablaban alguna lengua original 5.3 millones y 6.0 millones en 2000, pero en 1990 era el 7.5 % de la población, 7.1 % en 2000 y 6.7 % en 2010.

Las lenguas con el mayor número de hablantes son: el náhuatl con 1.5 millones (Guerrero, Hidalgo, Puebla, San Luis Potosí y Veracruz); el maya con 780 mil (Yucatán, Campeche y Quintana Roo); el mixteco con 472 (Oaxaca). Le siguen en importancia el tzeltal y tzotzil (Chiapas).

Las lenguas con menos de diez hablantes son: el chinanteco de Lalana, de Sochiapan y de Petlapa; el popoluca de Oluta y de Texistepec; el zapoteco del Rincón; el mixteco de la zona mazateca y también el ayapaneco. Entre las 16 lenguas con menos de 1000 hablantes destacan: el paipai, el kumiai y el cucapá (Baja California); el cakchiquel y el jacalteco (Chiapas, Campeche y Quintana Roo); el seri y el pápago (Sonora); el kikapú (Coahuila)

El mayor porcentaje de hablantes de lenguas indígenas está en los estados de Oaxaca donde representan el 34.2 % de lo total de la población; Yucatán, el 30.3 %; Chiapas el 27.2 %; Quintana Roo, el 16.7 %; Guerrero, el 15.1 %; Hidalgo, el 15.1 %; Campeche, el 12.3 %; Puebla, el 11.7 %; San Luis Potosí, el 10.7 % y Veracruz, el 9.4 %.

La pérdida de algunas lenguas es ya inevitable, pero otras podrían conservarse con el esfuerzo decidido de las comunidades que las hablan y también de los gobiernos federal, y estatal y municipal. Cuando deja de existir una lengua con ella muere también una cultura y todos nos hacemos más pobres.

Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Ciencias Sociales. Profesor en el Departamento de Comunicaciones y Ciencias Políticas de la Universidad Iberoamericana.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Accountability

¿Qué tan accountable eres en tu trabajo? En realidad la pregunta podría plantearse simplemente como "¿qué tan responsable eres?", pero hay quienes defienden la idea de que la expresión en español es limitada ante las connotaciones de la palabra accountability.
Cabe mencionar como antedente que, en nuestro medio, el término accountability es de uso relativamente reciente. Se ha difundido en el ambiente de negocios, de México y de todo el mundo, asociado a temas que han ganado relevancia en los últimos años, como gobierno corporativo, ética de empresa y responsabilidad social.
La traducción directa de accountability al español es responsabilidad, aunque para muchos esta palabra se queda corta. Una acepción algo más elaborada implica la referencia a alguien, entidad o persona, “con quien se puede contar”, pero esta alternativa no significa mucho avance respecto a responsabilidad y tampoco abarca todas las connotaciones de la expresión en su idioma original.
Según entiendo, to be a…

El mensaje de año nuevo de Enrique Peña Nieto

Una vez perdida la credibilidad todo suena a bla-bla-bla. Un discurso muy a la mexicana, con mucho rollo y poca sustancia; los "datos duros" son comparativos (cuantos días sin seguro social, sin PROSPERA, etc., etc.) pero no hay nada sólido hacia adelante, algo que justifique los aumentos -que en sí NO son "un reto", plantearlo de ese modo es engañar- en términos de beneficios para la población, acciones concretas compensatorias para la ciudadanía, o algo por el estilo. El argumento de las medidas que ha tomado el gobierno, previas al gasolinazo, es patético; la reducción del 10% al paquete de compensaciones (habrá que ver) de los mandos superiores del gobierno federal es de risa (más vale reír) y hay por ahí una contradicción que no entiendo: un beneficio de mantener la salud (es un decir) de la economía es evitar la pérdida de empleos, pero para hacerlo se ha mandado a la calle a alrededor de 20,000 personas del gobierno. No me cuadra eso de combatir desempleo con…

Cascadeo (sacado del baúl, pero útil)

Estos días he hablado mucho, con clientes y colegas, del proceso conocido como "cascadeo". Es un tema sabroso, como todos lo que se refieren a lo esencialmente interpersonal, que suele hacer brotar en la imaginación de los comunicadores, y de muchos ejecutivos de otras áreas, una gama de retos y oportunidades.
A mi, la metodología me encanta. Cuando se usa para lo que sirve y se aplica bien, es un recurso a la vez poderoso y barato, que tiene el atractivo único de ser incluyente por necesidad.

En este contexto, y cumpliendo con lo prometido a un cliente, me pareció pertinente rescatar de otro blog unas ideas que publiqué hace casi dos años, mismas que presento con algunos pequeños retoques.

Qué es

Entiendo por "comunicación en cascada" o "cascadeo" los procesos de difusión de información –y casi siempre también de obtención de retroalimentación– que se llevan a cabo en forma descendente a través de distintos niveles de la estructura organizacional, en los que…