Ir al contenido principal

Con alta autoestima -y escasa progenitora- los consejeros del IFE

  • En el IFE se sirven con el cucharón
  • Más de $300,000.00 pesos de sueldo mensual
  • Tal vez legal, pero difícilmente moral

Ayer, la mayoría de los consejeros del Instituto Federal Electoral (IFE) acordaron modificar la decisión de la Junta Ejecutiva de aumentarse el sueldo para homologarlo al ingreso que reciben los ministros de la Suprema Corte de Justicia. Actualmente los consejeros tienen un ingreso neto mensual de 152 mil 467 pesos, más 3 mil 600 pesos para uso de celular y hasta 12 mil 600 para gastos de alimentación. De darse el incremento, su sueldo superaría los 300 mil pesos mensuales.

Esta circunstancia, equiparable a lo que hacen cada año los diputados (que en un extremo de cinismo ahora se muestran extrañados ante la conducta de los consejeros) y a lo que han hecho en los últimos tiempos muchos altos ejecutivos en todo el mundo, es una prueba más de que por ningún motivo debe dejarse la decisión de la remuneración por el trabajo de una persona a esa misma persona. En arca abierta el más justo peca y lo que están haciendo los consejeros del IFE, aunque sea legal es inmoral y a fin de cuentas acaba siendo un acto de corrupción y una muestra inaceptable de insensibilidad y falta de prudencia ante la situación de precariedad que enfrentan millones de mexicanos en estos momentos.

Qué desfachatez. Parecería que la propensión al abuso es un componente genético del mexicano (aunque sé bien que no sólo aquí se cuecen habas) por lo generalizada que está; la verdad es que sí es un distintivo de la cultura nacional y sí que parece arraigada en la psicología de una parte muy significativa de la población. Pobre gente, la que organiza su vida en la lógica del caníbal, y más pobre aún quien sin ser así se ve obligado a sufrir la convivencia con ella, a soportar los abusos.

El cartón es de Hernández, en La Jornada de hoy.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Accountability

¿Qué tan accountable eres en tu trabajo? En realidad la pregunta podría plantearse simplemente como "¿qué tan responsable eres?", pero hay quienes defienden la idea de que la expresión en español es limitada ante las connotaciones de la palabra accountability.
Cabe mencionar como antedente que, en nuestro medio, el término accountability es de uso relativamente reciente. Se ha difundido en el ambiente de negocios, de México y de todo el mundo, asociado a temas que han ganado relevancia en los últimos años, como gobierno corporativo, ética de empresa y responsabilidad social.
La traducción directa de accountability al español es responsabilidad, aunque para muchos esta palabra se queda corta. Una acepción algo más elaborada implica la referencia a alguien, entidad o persona, “con quien se puede contar”, pero esta alternativa no significa mucho avance respecto a responsabilidad y tampoco abarca todas las connotaciones de la expresión en su idioma original.
Según entiendo, to be a…

Cascadeo (sacado del baúl, pero útil)

Estos días he hablado mucho, con clientes y colegas, del proceso conocido como "cascadeo". Es un tema sabroso, como todos lo que se refieren a lo esencialmente interpersonal, que suele hacer brotar en la imaginación de los comunicadores, y de muchos ejecutivos de otras áreas, una gama de retos y oportunidades.
A mi, la metodología me encanta. Cuando se usa para lo que sirve y se aplica bien, es un recurso a la vez poderoso y barato, que tiene el atractivo único de ser incluyente por necesidad.

En este contexto, y cumpliendo con lo prometido a un cliente, me pareció pertinente rescatar de otro blog unas ideas que publiqué hace casi dos años, mismas que presento con algunos pequeños retoques.

Qué es

Entiendo por "comunicación en cascada" o "cascadeo" los procesos de difusión de información –y casi siempre también de obtención de retroalimentación– que se llevan a cabo en forma descendente a través de distintos niveles de la estructura organizacional, en los que…

El mensaje de año nuevo de Enrique Peña Nieto

Una vez perdida la credibilidad todo suena a bla-bla-bla. Un discurso muy a la mexicana, con mucho rollo y poca sustancia; los "datos duros" son comparativos (cuantos días sin seguro social, sin PROSPERA, etc., etc.) pero no hay nada sólido hacia adelante, algo que justifique los aumentos -que en sí NO son "un reto", plantearlo de ese modo es engañar- en términos de beneficios para la población, acciones concretas compensatorias para la ciudadanía, o algo por el estilo. El argumento de las medidas que ha tomado el gobierno, previas al gasolinazo, es patético; la reducción del 10% al paquete de compensaciones (habrá que ver) de los mandos superiores del gobierno federal es de risa (más vale reír) y hay por ahí una contradicción que no entiendo: un beneficio de mantener la salud (es un decir) de la economía es evitar la pérdida de empleos, pero para hacerlo se ha mandado a la calle a alrededor de 20,000 personas del gobierno. No me cuadra eso de combatir desempleo con…